Comprender que nuestra única fuerza es pertenecer al Señor

20150929nunciohomiliaIglesia Viva 29.09.15//Mons. Giambattista Diquattro, Nuncio Apostólico en Bolivia reflexiono acerca de las lecturas de este domingo 27 de septiembre, durante la homilía pidió quitar de la vida toda tentación del antiguo y radical pecado de la soberbia y del orgullo, de comprender que nuestra única fuerza es pertenecer al Señor. Desde la Capilla de la Nunciatura Apostólica.

“Presérvame… del orgullo, para que no me domine”. Hemos invocado estos párrafos del salmo 18, esta oración podemos utilizarla como una reflexión de la lectura del texto de Números y del Evangelio. “Moisés, Señor mío, no se lo permitas” dice Josué y casi las mismas palabras utiliza San Juan en el Evangelio de hoy. La envidia, el celo, el individualismo que genera la soberbia y el orgullo no sirven para construir la Iglesia y tampoco para confirmarnos en nuestra identidad cristiana.

Somos cristianos en la pureza de la palabra abierta y verdadera del Señor, el cual, como todos lo sabemos, no consideró un tesoro exclusivo de ser Hijo de Dios y nos ha abierto el camino para que todos podamos alcanzar esta dignidad de salvación.

La segunda lectura nos explica de manera contundente que hay riquezas que no forman parte de nuestra identidad cristiana y que aún más pueden perjudicarla definitivamente. Se trata de riquezas que se han echado a perder, de riquezas que son fruto de deshonestidad y que han permitido realizar una vida de lujo y de placer que lleva a una muerte “devorará sus cuerpos como fuego”.

También el Evangelio habla de un fuego inextinguible. No se trata del fuego de la zarza, ni del Espíritu que llega a los Apóstoles. Se refiere al fuego que se opone al fuego del orgullo y, que como dice el Señor, “no se apaga”. Por lo tanto, la liturgia de la Palabra de hoy nos invita a quitar de nuestra vida toda tentación del antiguo y radical pecado de la soberbia y del orgullo, de comprender que nuestra única fuerza es pertenecer al Señor. Con esta conciencia podemos más profundamente entender las palabras de la Oración de colecta: “Dios nuestro que manifiestas tu poder sobre todo con la misericordia y el perdón derrama sin cesar tu gracia sobre nosotros”: A esta gracia hará referencia la oración después de la Comunión cuando suplicamos al Señor de hacernos participar de la herencia gloriosa de Jesucristo.

Escribir un comentario

Todo comentario fuera de lugar no es publicado.
Los comentarios son comprobados mediante el correo electronico ingresado, si usa un correo falso, su comentario no sera tomado en cuenta.
Los comentarios son visibles despues de unas horas de ser enviados.


Código de seguridad
Refescar

Novena Hermandad 2015

 

1

Enfoque y Directrices

enfoque

19aniversario

Laudato Si

kaudato si

Bolivia Misionera

  • No feeds found!

Dia del Señor

  • No feeds found!