Conozca a Mons. Óscar Aparicio,Nuevo Arzobispo de Cochabamba y su mensaje de amistad

20141031monsoscarIglesia Viva 31.10.14//INFODECOM//Oscar Aparicio, nuevo Arzobispo Metropolitano de Cochabamba, ha concedido una entrevista a Infodecom en la que se presenta a su pueblo y a su nueva familia diocesana. Mons. Aparicio nos relata quién es, cómo nació su vocación y qué espera de sus sacerdotes y de los miembros de la iglesia católica cochabambina.

¿Quién es Oscar Aparicio y cómo se presentaría?

Oscar Aparicio nació y fue criado en el seno de una familia corriente. Su padre tarijeño y su madre paceña tuvieron cinco hijos varones. Mi padre ha sido secretario de ferrocarriles y mi madre ama de casa; por tanto nuestra familia ha vivido su cotidianidad en un barrio de clase media en la ciudad de La Paz.

Recibí el llamado al sacerdocio después de que ya había comenzado mis estudios en la Universidad Mayor de San Andrés, la dictadura militar de Luis García Mesa clausuró la universidad y fue en esos años que sentí la vocación. Fue un llamado fuerte de Dios hacia el sacerdocio dentro el camino neocatecumenal, luego he estado en el seminario San Jerónimo.

¿Puede explicar ese “llamado”?

Fue todo un proceso. A todos nos ha pasado; desde los 13 años de edad, al formar parte de las comunidades y vivir en una familia católica, vivía la Santa Misa, la Palabra de Dios, las celebraciones litúrgicas de una manera especial; pero hubo algo me impactó muchísimo, en una celebración penitencial - cuando tenía 17 años - me sentí pecador, pero al mismo tiempo muy perdonado por Dios y reconciliado con El. Fue un proceso bonito ir descubriendo que Dios existe y que participa en la vida, que lleva adelante la historia y por tanto también hace llamados concretos.

Nunca se imaginó llegar a ser obispo… ni mucho menos Arzobispo…

Ni mucho menos… En determinado momento uno no piensa ni sabe de esas cosas. Lo que sí recuerdo de Cochabamba y que para mí es un recuerdo muy especial… es el momento concreto de mi sí a Dios.

Fue durante una de las convivencias de estas comunidades donde hicieron un llamado a jóvenes que querían ir al seminario, lo recuerdo perfectamente: 12 de diciembre de 1981en el seminario Mayor de San José fue allí donde dije mi Sí.

Pasando a Cochabamba. Ahora usted tiene una misión, Dios y la Iglesia le piden el servicio de ser padre, de ser amigo, de gobernar una iglesia particular. ¿Qué desafíos y cómo tiene que responder a su misión un sacerdote de hoy?

Algo fundamental del cristiano y sobre todo del sacerdote es la necesidad de ser hombre de fe, que conozca a Jesús, que conozca su voluntad; ser un hombre de oración, un hombre de Dios. No puede ser de otra manera.

En mis tiempos en el Seminario San Jerónimo no queríamos doctores sino pastores; idea que remarca que no se trataba tanto de lo intelectual sino más bien de lo espiritual. El mundo de hoy exige que el sacerdote sea un hombre de fe, con gran experiencia de Dios, con conocimiento de la Escritura. En síntesis el sacerdote de hoy debe tener una espiritualidad bien arraigada en Cristo y también ser amante de la Iglesia.

Y supongo que también cercano a la gente…

Claro, pero lo primero y fundamental es que sea un hombre de fe, y que reconozca que la Iglesia-Madre es humana y divina.

Por otro lado el mundo exige que el sacerdote conozca su realidad, no podemos estar fuera de este mundo. Debemos saber lo que está pasando en Cochabamba, en el país y el mundo. Tenemos que conocer lo que pasa en las familias; y tenemos que conocer a los jóvenes: ¿Qué están pensando? ¿Qué están haciendo? ¿Qué dicen? ¿Qué es lo que los motiva o desmotiva a vivir en este mundo?

Para esto es necesaria la cercanía que significa dialogar y ser pastor. Papa Juan Pablo II decía en la "Tercio Milenio Adveniente": son miles… millones de voces que gritan ¿dónde está Dios? Muéstrenme a Dios.

Pienso que hoy se ha incrementado ese grito y se demanda a los sacerdotes dar razón de su fe, la gente interpela al sacerdote: dónde está Dios y en qué Dios creer. Un sacerdote necesita conocer el mundo de hoy. Y he aquí a todos nos aprieta el zapato, por ejemplo tendríamos que conocer a los jóvenes y su mundo digital.

Hablemos de los católicos (de los bautizados), de los agentes de pastoral, laicos comprometidos, catequistas. ¿Qué espera usted de ellos y qué mensaje puede dar ahora que usted iniciará su servicio en la temida Arquidiócesis de Cochabamba?

Quisiera decirles a los laicos, concretamente lo que de alguna manera he percibido: “No temamos, no tengan miedo”.

Yo he recibido este nombramiento con temor y temblor pero he encontrado también la paz, no solo en el Señor sino mirando el rostro de los sacerdotes; he tenido un encuentro con ellos y me encontré con ese sentimiento; por tanto les digo a los laicos, agentes de pastoral, religiosos, religiosas y sacerdotes: no temamos, es el Señor que nos pone en una barca y nos está haciendo caminar. Invito a que vayamos amando la Iglesia porque los desafíos son grandes; habrá mucho que aprender, he visto el plan pastoral de Cochabamba, y puedo decir que es una iglesia participativa. La Iglesia de Cochabamba no es del Obispo, sino que es una Iglesia que camina en comunidad, sabiendo que hay dificultades, pero camina.

Para terminar, una pregunta sorpresa: díganos el nombre de una persona que haya sido importante y que haya influido en su vida.

Padre Basilio Bonaldi, es un gran amigo, mi padre espiritual, rector del Seminario de La Paz, un gran amigo

Muchas gracias.

Mons. Oscar Aparicio será posesionado como nuevo Arzobispo de Cochabamba el próximo 22 de enero, entre tanto, queda como Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Cochabamba Mons. Tito Solari

Escribir un comentario

Todo comentario fuera de lugar no es publicado.
Los comentarios son comprobados mediante el correo electronico ingresado, si usa un correo falso, su comentario no sera tomado en cuenta.
Los comentarios son visibles despues de unas horas de ser enviados.


Código de seguridad
Refescar