Justicia boliviana en entredicho

mons-eugenio-30ago15Iglesia Viva 31.8.15. Como Iglesia no nos cansamos de llamar a nuestra sociedad a vivir en la Justicia, a ser motivadores de justicia en nuestro diario vivir y a no callar cuando hay intentos de manipulación de la misma, dijo Mons. Eugenio Scarepllini, Obispo de la Diócesis de El Alto, en la homilía correspondiente a este domingo.

Click para descargar en formato MP3 (159.7kB)

En nuestro país, por presiones externas y de grupos influentes y poderosos se quieren imponer leyes y prácticas que van en contra de la vida y de la familia. Más allá de tantas y nuevas normas al servicio de la transparencia, constatamos la difícil y crítica situación de la justicia; diariamente los noticieros nos comunican hechos de corrupción.

Ya hace tres años los Obispos de Bolivia alertábamos a la comunidad civil porque “hay casos en que es evidente una falta de equidad y transparencia en los procesos judiciales, en los que no prima la búsqueda de establecer la verdad de los hechos, sino otros intereses, como el político o el económico, con el riesgo de que los implicados se sientan víctimas de persecución política. Las motivaciones políticas en la aprobación y aplicación de normas deslegitiman lo bueno y necesario que puede haber en ellas…” (“Los católicos en la Bolivia de hoy”, n.83)

Para terminar nuestra reflexión, meditemos la segunda lectura, la carta del Apóstol Santiago. El nos invita a contemplar a Dios como la fuente viva de todo lo bueno y perfecto, nos motiva a escuchar con docilidad y acoger como terreno fértil la Palabra sembrada en cada uno de nosotros.

También nos dice: “Pongan en práctica la Palabra y no se contenten con solo oírla… ocúpense de los huérfanos y de las viudas”.

Retomemos aquí las palabras del Papa Francisco en su visita a Bolivia. Escuchémoslas en su entereza y no de manera parcial: “Ustedes son sembradores de cambio. Aquí en Bolivia he escuchado una frase que me gusta mucho: “proceso de cambio”. Dolorosamente sabemos que un cambio de estructuras que no viene acompañado de una sincera conversión de las actitudes y del corazón termina a la larga o a la corta por burocratizarse, corromperse y sucumbir. Hay que cambiar el corazón” (Discurso a los Movimientos populares en Santa Cruz).
Toda norma, toda ley debe surgir y ser guida por el corazón, al estilo de Jesús y apuntar a la construcción de la fraternidad, estar al servicio de la justicia y la paz, debe asumir el compromiso por el bien común, la atención a los últimos y pobres y fundarse en el amor a la verdad para la construcción de una nueva humanidad.

Hermanos, estamos celebrando la Eucaristía, que es la Ley de la vida nueva, la Ley del amor pleno y definitivo. Alimentados por el Pan de la Palabra y el Pan que es su Cuerpo, manifestemos al mundo el rostro misericordioso del Padre que ama a todos y quiere que todos se amen.

Escribir un comentario

Todo comentario fuera de lugar no es publicado.
Los comentarios son comprobados mediante el correo electronico ingresado, si usa un correo falso, su comentario no sera tomado en cuenta.
Los comentarios son visibles despues de unas horas de ser enviados.


Código de seguridad
Refescar