Llamados a anunciar la vida plena para todos

Mons Cristobal Bialasik 5sep15Iglesia Viva 7.9.15. Con la fe y el testimonio podemos anunciar la vida plena para todos, no olvidemos alimentarnos de la Eucaristía, ha asegurado Mons. Cristóbal Bialasik, Obispo de Oruro y Presidente de la Fundación Vida y Familia, a la conclusión del VIII Encuentro Nacional de Vida y Familia, realizado del 3 al 5 de septiembre en Cochabamba.

Click para descargar en formato MP3 (163.41kB)

Hemos analizado ayer las leyes y sus consecuencias. Me pongo a pensar cómo hacían nuestros abuelos frente a las dificultades propias del matrimonio y la familia. Ellos insistían en la preparación para el matrimonio y para formar la familia. Hoy también lo hacemos, pero seguramente podemos aprender más de nuestros abuelos.

Hay que enfocarnos en esas etapas de preparación. Hace unos días tuvimos los Obispos un retiro aquí en Cochabamba. Allá nos comentaba Mons. Tito Solari que vivimos momentos difíciles. De acuerdo con su pensamiento tenemos una ley de educación comparable con regímenes dictatoriales. Debemos estar preocupados, el sistema educativo vigente promueve una educación sin Dios y sin valores. Se quiere confinar a Dios en las sacristías.

En la Diócesis de Oruro también siento eso. Se busca poner a directores so ningún compromiso religioso. Dentro de esta realidad se promueve diferentes leyes anti vida y anti familia.

Hay personas que aplauden esta situación o simplemente se callan o cometen el pecado de omisión. Frente a esta realidad nosotros estamos llamados a ser misioneros y misioneras, llamados a dar testimonio de fe y de encuentro con el Señor. Lo primero que tenemos que hacer es rezar, pero también debemos obrar bien.

San Pablo en la primera lectura nos dice que tenemos que ser esa ofrenda de Dios como inmaculados e irreprochables, nos dice “es necesario que ustedes permanezcan firmes”.

Delante de mis hermanos Obispos alguna vez dije cuidarnos de la terminología que usamos. No se puede llamar matrimonio a las uniones homosexuales. Tampoco podemos admitir llamar a la adopción de hijos por estas parejas como familia.

Estamos cerca de la celebración del sínodo de la familia, debemos cuidar la célula vital de la familia. Si perdemos esta célula perdemos todo el cuerpo que es la sociedad. Las leyes deben proteger la vida y la familia.

En esta misión no perdamos de vista el alimento de la Eucaristía. No nos olvidemos que allá nos alimentamos espiritualmente. El Señor necesita nuestras manos y pies para la defensa de la vida y para asegurar la vida plena para todos.

Escribir un comentario

Todo comentario fuera de lugar no es publicado.
Los comentarios son comprobados mediante el correo electronico ingresado, si usa un correo falso, su comentario no sera tomado en cuenta.
Los comentarios son visibles despues de unas horas de ser enviados.


Código de seguridad
Refescar