El dolor, las obras y la cruz

mons-gonzalo-13sep15Iglesia Viva 14.9.15. El dolor, las obras y la cruz marcan el itinerario del discípulo misionero que sigue a Jesús y que da testimonio de Él para la salvación del mundo, aseguró Mons. Gonzalo Del Castillo en la homilía de la celebración dominical, en sintonía con las lecturas del día. De esta manera reflexionó sobre el sentido del dolor y las obras que deben testimoniar la fe de los cristianos. Su llamado fue parte de la Eucaristía transmitida por los medios de comunicación desde la Basílica de San Francisco de la ciudad de La Paz.

Click para descargar en formato MP3 (71.84kB)

 

Queridos hermanos presentes y televidentes en Bolivia y el exterior.

Saludos a los migrantes bolivianos en Argentina a quienes visité hace pocos días.

 

La Palabra de Dios de este domingo podemos sintetizarla en tres palabras clave; dolor, obras y cruz.

 

Las personas experimentamos frecuentemente situaciones de dolor y sufrimiento. El dolor no es sólo algo negativo, también tiene un sentido formativo y purificador en las personas. Recordamos la experiencia de la visita del Papa Francisco a la cárcel de Palmasola. Su mensaje fue cercano porque habló a los presos desde su situación de sufrimiento. En el enfoque de la fe el sufrimiento puede ser fuente de esperanza. Hermanos, todos nosotros, especialmente los enfermos y los que sufren, pueden ayudarnos a fortalecer nuestra vida espiritual. Si tienen un enfermo que sufre llamen al sacerdote para que le unja con aceite y pueda alimentar su fe. Los enfermos y los que sufren tienen una misión que cumplir. Cuando unen su dolor al sacrificio de Jesús pueden ayudar a purificar el mundo de tantos males, como es el aborto por ejemplo. Estos males se pueden purificar gracias a la misericordia de Dios. Del 8 de diciembre al mes de noviembre de 2016 vamos a vivir el Año de la Misericordia, es un don maravilloso que vamos a vivir. Recemos todos por este año de la misericordia.

 

El segundo tema que recogemos nos habla de la fe con obras como asegura el apóstol Santiago. No debe haber una separación entre fe y obras, sino que deben ir juntas. El espíritu y el cuerpo van juntos. Así lo aprendemos contemplando la cruz que tiene dos sentidos el vertical y el horizontal, la relación con Dios y la relación con los hermanos. Nuestra vida debe integrar estas dos dimensiones. Nuestra fe no es sólo conceptual o intelectual, lo que nosotros creemos tenemos que vivirlo.

 

En el Evangelio redondeamos estas ideas con la pregunta que dirige Jesús a sus discípulos, pero que hoy también la dirige a cada uno de nosotros “Y ustedes ¿quién dicen que soy yo?”. Es una pregunta que debemos que responder personalmente. Es una pregunta seria que debemos acoger esta mañana. Con Jesús nos encontramos en la cruz, precisamente en las dificultades de la vida. Jesús cargó la cruz y cayó varias veces, fue el sacrificio que ofreció por amor y por la salación de cada uno de nosotros. Este sufrimiento no es estéril.

 

El dolor, las obras y la cruz

El dolor, las obras y la cruz marcan el itinerario del discípulo misionero que sigue a Jesús y que da testimonio de Él para la salvación del mundo, aseguró Mons. Gonzalo Del Castillo en la homilía de la celebración dominical, en sintonía con las lecturas del día. De esta manera reflexionó sobre el sentido del dolor y las obras que deben testimoniar la fe de los cristianos. Su llamado fue parte de la Eucaristía transmitida por los medios de comunicación desde la Basílica de San Francisco de la ciudad de La Paz.

Click para descargar en formato MP3 (71.84kB)

 

Queridos hermanos presentes y televidentes en Bolivia y el exterior.

Saludos a los migrantes bolivianos en Argentina a quienes visité hace pocos días.

 

La Palabra de Dios de este domingo podemos sintetizarla en tres palabras clave; dolor, obras y cruz.

 

Las personas experimentamos frecuentemente situaciones de dolor y sufrimiento. El dolor no es sólo algo negativo, también tiene un sentido formativo y purificador en las personas. Recordamos la experiencia de la visita del Papa Francisco a la cárcel de Palmasola. Su mensaje fue cercano porque habló a los presos desde su situación de sufrimiento. En el enfoque de la fe el sufrimiento puede ser fuente de esperanza. Hermanos, todos nosotros, especialmente los enfermos y los que sufren, pueden ayudarnos a fortalecer nuestra vida espiritual. Si tienen un enfermo que sufre llamen al sacerdote para que le unja con aceite y pueda alimentar su fe. Los enfermos y los que sufren tienen una misión que cumplir. Cuando unen su dolor al sacrificio de Jesús pueden ayudar a purificar el mundo de tantos males, como es el aborto por ejemplo. Estos males se pueden purificar gracias a la misericordia de Dios. Del 8 de diciembre al mes de noviembre de 2016 vamos a vivir el Año de la Misericordia, es un don maravilloso que vamos a vivir. Recemos todos por este año de la misericordia.

 

El segundo tema que recogemos nos habla de la fe con obras como asegura el apóstol Santiago. No debe haber una separación entre fe y obras, sino que deben ir juntas. El espíritu y el cuerpo van juntos. Así lo aprendemos contemplando la cruz que tiene dos sentidos el vertical y el horizontal, la relación con Dios y la relación con los hermanos. Nuestra vida debe integrar estas dos dimensiones. Nuestra fe no es sólo conceptual o intelectual, lo que nosotros creemos tenemos que vivirlo.

 

En el Evangelio redondeamos estas ideas con la pregunta que dirige Jesús a sus discípulos, pero que hoy también la dirige a cada uno de nosotros “Y ustedes ¿quién dicen que soy yo?”. Es una pregunta que debemos que responder personalmente. Es una pregunta seria que debemos acoger esta mañana. Con Jesús nos encontramos en la cruz, precisamente en las dificultades de la vida. Jesús cargó la cruz y cayó varias veces, fue el sacrificio que ofreció por amor y por la salación de cada uno de nosotros. Este sufrimiento no es estéril.

Escribir un comentario

Todo comentario fuera de lugar no es publicado.
Los comentarios son comprobados mediante el correo electronico ingresado, si usa un correo falso, su comentario no sera tomado en cuenta.
Los comentarios son visibles despues de unas horas de ser enviados.


Código de seguridad
Refescar